padre_Arturo

Rev. Arturo Corral Pastor

NUESTRAS ACCIONES SON UN REFLEJO DE LO QUE HAY EN NUESTRO CORAZÓN

Primera lectura – 1 Rey 17, 10-16, Salmo Responsorial – Salmo 145, 7. 8-9a. 9bc-10, Segunda lectura – Heb 9, 24-28, Evangelio – Mc 12, 38-44

Dar consejos a la familia como, por ejemplo, ¡cuidado con los que venden productos en la calle!, es algo común entre nosotros; sin embargo, escuchar que alguien dice: ¡cuídense de aquellos que predican en nombre de Dios!, es un consejo que debemos escuchar. Y es que no hay algo tan riesgoso como aquellos que usan el nombre de Dios, repiten las palabras de memoria y no tocan lo profundo que hay en el corazón.   

Jesús nunca habló de Dios como si estuviera dando clases o recitando citas bíblicas de memoria. Él, principalmente estuvo atento a liberar a las personas de sus dolencias y de sus miedos cuando predicaba. Jesús contemplaba la vida de las personas como ovejas sin pastor por eso criticaba fuertemente a los escribas y sacerdotes que aprovechaban de la inocencia y buena voluntad de las personas. “¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplios ropajes y recibir reverencias en las calles; buscan los asientos de honor… y se echan sobre los bienes de las viudas haciendo ostentación de largos rezos.”

Hablar de Dios a la familia, a los hijos, a los fieles sin que sea la palabra de Dios la que guía nuestra vida es un peligro para la fe.  Hablar de Dios sin sentir un compromiso es como transformar la fe en tradiciones que no producen vida.

Jesús creía que existe solo una forma para hablar de Dios. Esto es, enlazar las palabras que salen de los labios con la vida de cada día puesta en la confianza de su Padre Dios. La predicación de Jesús estaba en conexión con su vida. Lo que Jesús predicaba con su palabra se los comprobaba con su quehacer.

De igual manera, el encuentro con Jesucristo nos ayuda a ser sinceros y a presentar a los demás a un Dios que nos brinda su cercanía. Por eso, al predicar o hablar de Dios, nunca más debemos crear imágenes de miedo o de temor sobre Dios para controlar a otros. Tampoco presentar una imagen de Dios que se aleja de nosotros por nuestra débil condición humana. Nunca más, en nuestras misas y oraciones, haremos sentir a otros que Dios esta distante de nosotros y que necesitamos rezos para ganar su atención.  Nunca más permitiremos que otra persona ponga su autoridad sobre nosotros para separarnos del amor de Dios, como lo hacían los escribas y fariseos. Al contrario, toda autoridad o persona deben ser columnas para llevarnos al amor de Dios como lo hizo Cristo.  Dios siempre estará a nuestro lado y dentro de nuestro corazón.

Procure esta semana hacer sentir la cercanía de Dios con su ejemplo, con sus palabras, con su vida, con su trabajo, con sus límites, con sus cualidades. 

 

 

 

Rev. Arturo Corral, Pastor

Rev. Roberto Raygoza, Pastor Asociado

Rev. Heriberto Serrano, Pastor Asociado

HORARIO DE MISAS

Domingo:

7:30 a.m., 9:00 a.m., 10:30 a.m., 12:00 p.m., 1:30 p.m., 3:00 p.m., 4:30 p.m., 6:00 p.m., 7:30 p.m.

Sábado:

7:30 a.m., 12:30 p.m., 5:30 p.m.

Lunes a viernes:

 6:30 a.m., 12:00 p.m., 5:30 p.m.

 

HORARIO DE LA OFICINA PARROQUIAL

Lunes a domingo: 8:00 a.m. a 7:00 p.m.

Solidarios con los necesitados

Solidarios con la parroquia

Solidarios con el edificio histórico