padre_Arturo

Rev. Arturo Corral Pastor

QUE LA PRESENCIA DE DIOS COLME SU HOGAR DE FELICIDAD Y PAZ ESTA NAVIDAD

Primera lectura – Miq 5, 1-4ª, Salmo Responsorial- Salmo 79, 2ac y 3b. 15-16. 18-19, Segunda lectura – Heb 10, 5-10, Evangelio – Lc 1, 39-45

¡Qué bien! Con este domingo, iniciamos la cuarta y última semana de Adviento para preparar la Noche Santa.  Seguramente que en estos días de diciembre hemos aprendido que el amor debe ser incondicional y que al ofrecer un regalo a otra persona lo debemos hacer sin interés y sin tener segundas intenciones.  El regalo se da por bondad y sin condicionar a las personas que se ven favorecidos por nuestro cariño. Esta actitud tan bella de compartir sin esperar recompensa la aprendimos de Dios mismo cuando escuchamos su mensaje que nos dice: “Tanto nos amó Dios que nos regaló a su hijo para que todo el que crea en Él tenga vida eterna.

Nadie de nosotros, a pesar de habernos preparado bien durante el Adviento ha obligado a Dios para que nos muestre su bondad. No son nuestras buenas obras lo que han hecho que Dios se complazca en nosotros y nos elija como sus hijos. Por gracia, hemos recibido toda bondad de Dios, que hace llover sobres justos y pecadores. Su misericordia nos permite tener un corazón feliz. Por eso, la alegría de esta navidad tiene su fuente en que Dios se complace en vivir con nosotros.

Es fantástico como la palabra de Dios nos cambia el corazón para ser generosos, ya que sin la fuerza de Dios muchos de nosotros seguiríamos calculando la bondad y midiendo el cariño solo con ciertas personas que son de nuestro agrado. Hoy, en este tiempo santo, se rompe el esquema de ser bueno sólo con los que son buenos con nosotros. Dios nos prepara para ir más allá de nuestra moral y de nuestros esquemas. “La gracia de Dios se ha manifestado para salvar a todos los hombres y nos ha enseñado a renunciar a la vida sin religión y a los deseos mundanos, para que vivamos, ya desde ahora, de una manera sobria, justa y fiel a Dios”.

Que Jesús niño tenga un lugar en la tierra es creer que todo cuento existe en este mundo le es familiar a Dios. Ahora, nada le es extraño a Dios mismo.  Dios se solidariza con las alegrías y las tristezas de los hombres de todos los tiempos para que nazca la esperanza, la ternura, la felicidad, y el perdón. Navidad juntar lo divino con lo humano. Es tener el título de hijo de Dios.

¡Mi Dios y mi Señor! Llenos de esperanza renovamos cada año estas promesas, para que todas las inquietudes de nuestra historia, de cada día, se conviertan en bendición. Convierte nuestros miedos en confianza, nuestros enojos en fraternidad, nuestro alejamiento en cercanía, nuestra inquietud en tranquilidad, nuestras guerras en paz.

 En Navidad es posible encontrar un corazón nuevo, fresco, tierno, maravillosamente nuevo. Con Jesús podemos recobrar la figura perdida de nuestra infancia, que hace posible los sueños fantásticos de un mundo de paz y alegría. Este es el regalo de Dios, darnos su Espíritu que todo lo renueva.

No tengamos miedo ser felices como fue María. Dios con nosotros es contemplar la vida como una fiesta de fraternidad. Este es el símbolo de la Navidad. Él quiere que aprendamos a disfrutar la vida como una cena de Navidad donde hay vino, comida y la alegría de estar unos con otros.  Este es el valor de la gran cena de Nochebuena; saber estar con mi hermano sin miedo, sin condiciones, como si la presencia del otro fuera el único regalo de la noche. Navidad es el arte de la sencillez. Que Dios bendiga cada hogar en estos días santos.

Rev. Arturo Corral, Pastor

Rev. Roberto Raygoza, Pastor Asociado

Rev. Miguelangel Cortes, Pastor Asociado

HORARIO DE MISAS

Domingo:

7:00 a.m., 8:30 a.m., 10:30 a.m., 12:30 p.m., 2:00 p.m., 3:30 p.m., 5:00 p.m., 6:30 p.m.

Sábado:

7:30 a.m., 12:30 p.m., 5:30 p.m.

Lunes a viernes:

 6:30 a.m., 12:00 p.m., 5:30 p.m.

HORARIO DE LA OFICINA PARROQUIAL

Lunes a domingo: 8:00 a.m. a 7:00 p.m.

Solidarios con los necesitados

Solidarios con la parroquia

Solidarios con el edificio histórico